Muchos son las opciones para elegir el material de nuestra encimera, si bien es cierto que, aunque el mercado marca una inercia, existen bastantes factores para decantarnos por una de las múltiples posibilidades. Antes de empezara a ver opciones hemos de tener en cuenta que las prestaciones de la superficie deben ser adecuadas al uso que vaya a tener, adaptándose lógicamente al presupuesto que dispongamos. En esta entrada vamos a desarrollar la información hacia un uso en vivienda, donde la cocina marca la pauta de la máxima exigencia ya que es el espacio de trabajo en el que el material de encimera más sufre. Esto es debido al contacto constante con agua, calor, golpes, cortes, productos de limpieza…Del mismo modo, como superficie de trabajo con alimentos, su porosidad y mantenimiento son factores fundamentales a tener en cuenta.

Una vez resuelta la funcionalidad de nuestra encimera nos centraremos en la estética del material, buscando el grado de equilibrio con nuestro presupuesto.

Las 10 opciones enumeradas a continuación son utilizadas de manera habitual en encimeras y revestimientos de cocina, puesto que cumplen en mayor o menor grado con el triángulo  prestaciones-estética-precio, en algunos casos de manera más equilibrada que en otros.

Esto quiere decir que, de manera funcional, satisfacen la máxima exigencia de una encimera en vivienda (cocina) y por ello pueden ser aplicados a soluciones de otro uso en base a factores estéticos y/o económicos (encimeras de baño, muebles, mesas, escritorios, recibidores…)

 

Laminados

Se componen de un núcleo interior de madera aglomerada habitualmente hidrófuga, con una lámina superficial HPL (High Pressure Laminates) de 0,6 a 0,8 mm de espesor, que fundamentalmente es papel compactado con resina y que le da el acabado al material. Los cantos del tablero se terminan postformados o chapeados en PVC ó ABS (material plástico).

Es un material bastante económico, con multitud de estéticas y se instala rápidamente. Cuidado con el agua y el calor, los cortes y encuentros son puntos débiles. Requieren remates complementarios para encuentros entre planos. Limitaciones con sistemas de instalación de fregaderos para cocina.

Madera maciza

De similar utilización que los laminados, este tipo de material para encimera es madera natural,  interna y externamente, pudiendo ser maciza (de 1 pieza) o entablillada (múltiples piezas). Antes de su uso requiere de aplicación para su protección e impermeabilización y mantenimiento periódico, siendo un material natural de aspecto muy agradable. Cuidado con los cortes y golpes ya que se marcan en la superficie.

 

Piedras naturales

Las más utilizadas son el granito y mármol, con multitud de aspectos. En cocina es más habitual el granito, ya que el mármol, por su porosidad, conviene aplicarle una capa de protección superficial y mantenimiento.

De aspecto natural, la humedad no es un problema y existe un rango de precio muy amplio dependiendo de su origen (nacional o internacional). Tiene muchas opciones de acabados y trabajos (cantos, rebajes, fresados…)

 

Compactos de cuarzo

Tableros pétreos que mezclan material mineral (polvo de cuarzo, aprox. 94%) con resinas y colorantes (+/- 6 %). Encimeras muy versátiles y resistentes, sin problema con el agua y solo un poco de precaución con el calor debido a su componente sintético. De precio medio y con muchas opciones estéticas. Se trabajan de manera similar a las piedras naturales.

 

Porcelánicos

Tableros cerámicos porcelánicos que por su proceso de fabricación adquieren una gran dureza aguante al calor. La humedad no les afecta y la limpieza es muy sencilla y se trabajan como los compactos de cuarzo. Su precio es medio-alto y la estética es variada.

 

Solid surfaces

Material sintético compuesto por 1/3 de resina acrílica (PMMA) y 2/3 de hidróxido de aluminio (trihidrato de aluminio), este material se caracteriza por ser resistente y termoformable. Permitie diseñar encimeras y otras muchas aplicaciones de manera muy creativa, ya que los encuentros no son visibles. Aguanta todo bien y es recuperable si se deteriora. Gama alta ó muy alta de precio.

 

Acero inoxidable

Confiere un aspecto muy particular a la encimera, permitiendo multitud de opciones de trabajo. Es muy higiénico, aguanta calor sin problemas. Superficialmente se raya, dándole un toque muy personal al material. Precio de gama alta.

 

Cristal

Muy higiénico por su nula porosidad, su aplicación en superficies de encimeras es tendencia actual. Algo de cuidado con los golpes, sobretodo en cantos. Económicamente gama media.

 

Baldosas cerámicas

Es una opción para espacios rústicos o tradicionales, aportando mucha personalidad. Aguanta calor y golpes bien, requiere piezas de remate e impermeabilización de juntas. Dependiendo del material y mano de obra, gama económica media o medio-alta.

 

Hormigón

Otra tendencia, genera encimeras en masa (de una pieza) con un aspecto industrial muy llamativo. Requiere armado interior e impermeabilización superficial. Dependiendo del formato y mano de obra, gama económica media o medio-alta.

 

Espero que os haya servido la información para la elección del material más adecuado en vuestra próxima encimera, para cualquier duda o comentario a vuestra disposición.

 

Saludos!